Hans-Günter Bruns, el gol que no fue

El gol que nunca fue

Bruns-vs-Hannover-03_347688fc25

Nacido en 1954 en la región de Renania del Norte-Westfalia, Hans-Günter Bruns desarrolló su larga carrera profesional entre la década de los setenta y los ochenta. Capaz de desempeñar indistintamente las labores de centrocampista o defensa, Bruns comenzó su trayectoria en el Schalke 04 y pasaría más tarde por el Wattenscheid y el Fortuna Düsseldorf, club con el que ganó la Copa de Alemania en la temporada 79-80. El grueso de su carrera lo pasó sin embargo en el Borussia Möenchengladbach. Allí llegó Bruns en los coletazos finales de la época dorada del Borussia, precisamente en la última temporada de Udo Lattek en el banquillo. El entrenador que, junto con Hennes Weisweiler, había llevado al club a disputar la hegemonía del fútbol germano a su antiguo equipo, el todopoderoso Bayern de Munich.

En sus once temporadas en Möenchengladbach, repartidas en dos etapas, Hans-Günter disputó un total de 331 partidos, en los que anotó 61 goles. Su único título con el Borussia lo conseguiría precisamente en su primera temporada con los potros: la Copa de la UEFA de 1979. Siendo ya un veterano, Bruns fue cuatro veces internacional con la selección de Alemania Federal y fue incluido en el equipo alemán desplazado a la Eurocopa del 84, aunque no llegó a jugar partido alguno en ese torneo.

La jugada más recordada de toda la carrera de Hans-Günter Bruns, curiosamente, es un “gol” que nunca marcó. Un disparo que, tras una pletórica jugada personal, y por muy poco, no llegó a entrar. Fue en un partido de Bundesliga en 1983, en el Olímpico de Munich, contra el Bayern de Münich de los Rumenigge, Augenthaler, Dieter Hoeness, etc. Bruns recuperó un balón en posición defensiva y, sin pensarlo dos veces, echó a correr hacia la portería rival, sorprendiendo a un desajustado mediocampo del Bayern y sorteando -con cierta fortuna, todo hay que decirlo- a los jugadores que iban saliendo a su paso. Tras una pared con un compañero, al jugador del Möenchengladbach todavía le quedaron fuerzas de sobra para plantarse delante de Jean Marie Pfaff y soltar un disparo de zurda seco y raso que solo el azar, en forma de dos palos y una línea de cal, impidió ser gol.

 

{“El gol que nunca fue” es una sección consagrada al recuerdo de aquellas grandes jugadas que estuvieron a punto de ser también grandes goles, y que recordaríamos hoy como tales de no haber sido anuladas por un árbitro o rechazadas por un poste caprichoso.}

Anuncios

2 pensamientos en “Hans-Günter Bruns, el gol que no fue

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s