Rodney Marsh. ¿El Pelé Blanco?

Rodney-Marsh-in-action-in-001

Los años sesenta eran otros tiempos. La sociedad británica asistía a la irrupción de una nueva generación de jóvenes de idiosincrasia rebelde y estética desenfadada, ajenos ya a las penurias dejadas por la gran guerra en la vieja Albion. Eran los años en los que Beatles y Rolling Stones revolucionaban la música y simbolizaban una nueva manera de vivir. Y el fútbol, como propia expresión de talento, no era ajeno a esta especie de revolución social.

En un estilo especialmente tosco y rudimentario como el inglés, poco abierto a la fantasía, apareció de la nada una generación de jugadores de notable talento, adelantados a su tiempo, preocupados a partes iguales por la diversión, la estética y el deporte. Ávidos de fama, protagonistas de continuas juergas, dolor de cabeza de técnicos y puristas del juego. Quizás la historia nos ha dejado a George Best como el máximo exponente de esta camada de futbolistas, el único de todos ellos que alcanzó lo más alto tanto a nivel individual como colectivo. Sin embargo, fuera de las islas británicas apenas se recuerda a Rodney Marsh, uno de sus mayores compañeros tanto en el césped, como en los pubs.

Sigue leyendo

Anuncios